¿Por quién votar?

17/Febrero/2017
Por Hanns Soledispa

 

Como suele pasar los domingos por las tardes, cuando nos convencemos que el tiempo que transcurre no es en realidad muy importante, decidimos tomar una siesta de cinco minutos, y cuando volvemos a abrir los ojos en realidad han pasado varias horas, y habremos desperdiciado el domingo, llega la noche, y entre un apuro y otro ya nos toca prepararnos para el irremediable lunes.

Así estamos. Así, como queriendo reponernos del sopor del domingo, en un abrir y cerrar de ojos ya transcurrió un nuevo periodo presidencial, pero no cualquier periodo presidencial, ha sido uno que nos ha gobernado toda una década, y que incluso tuvo las intenciones de gobernar indefinidamente. Pero recapitulemos ¡Este domingo hay elecciones! Iremos una vez más a depositar las riendas del país en una urna de cartón, una urna que no tiene espacios para sueños o ilusiones, solo hay espacios para papeletas gastadas. Luego vendrá el conteo de los votos y se habrá tomado una decisión.

Pero ¿a quién elegir? Tal vez usted ya tenga su candidato, o tal vez aún no, quizás ninguno de los que han postulado lo representa, o ya perdió las esperanzas de que su voto vaya a influir en algo. Lo cierto es que esa pregunta no tendría que ser importante, no tendría que importarnos quién administra, deberíamos poder decir “es solo un presidente”, pero no es así, la decisión de este domingo es de vital importancia, pues le hemos dado tanto poder a aquel cargo, que poco a poco fuimos despojándonos de nuestra individualidad, de nuestra libertad, y pasamos a ser un colectivo, el colectivo de La Patria, el pueblo.

Si pudiera resumir este texto les diría “Elijamos al candidato que represente más libertad”, es decir, elijamos a aquel candidato que nos empodere como individuos, aquel que crea en nuestras propias capacidades para salir adelante, que deje atrás el paternalismo y el proteccionismo estatal. Seguramente ese candidato, el candidato perfecto, no se postuló, o no existe, pero votemos por el que más se le aproxime, pues la escalera de la libertad se la sube escalón por escalón.

En esta campaña hemos visto violencia, ataques personales, campaña sucia, hackeo de redes sociales y páginas web, hemos llegado a niveles preocupantes del deterioro de la política, y nuestro país no se lo merece, no merecemos este ambiente, rechacemos a aquellos que destilan odio, que proponen divisiones, rechacemos el uso de fondos e instituciones públicas para el proselitismo político, elijamos la libertad.

Elijamos la libertad, enarbolemos nuestro voto cual bandera de esperanza, y desde las urnas, juntos, marquemos el inicio de una nueva etapa, de una mejor etapa para nuestro país.

Últimas Opinones
La batalla (perdida) de las humanidades

08/12/2017
Fernando Balseca 
opina sobre la poca importancia que se esta dado a las materias de humanidades en las universidades desde la perspectiva del gobierno, y sus consecuencias actuals y futuras.

El motor de la riqueza: Ideas, no capital

6/12/2017
Deirdre McCloskey
 Escribe sobre cómo nuestra riqueza no proviene de apilar ladrillo sobre ladrillo, título universitario sobre título universitario o balance bancario sobre balance bancario, proviene de apilar idea sobre idea.

Los retos que enfrenta el liberalismo en el Siglo XXI

27/11/2017
Peter J. Boettke describe la manera en la que la victoria de las ideas liberales desató las capacidades creativas de la gente alrededor del mundo.

Socialismo: He visto el futuro y no funciona

23/11/2017
Carlos Cobo Marengo
 hace una descripción acertada de las intenciones, medios, y fines de los verdaderos socialistas, y sus verdadero resultados en el mundo.