Época de reparaciones

14/02/2018
José Javier Villamarín

El fenómeno de la corrupción, por ser una actividad fuera de la ley, es apenas medible cuantitativamente. Por eso, Transparencia Internacional publica un Índice anual evaluando la corrupción en 177 países observados en una escala subjetiva que contempla puntajes en base al gobierno abierto, libertad de prensa, libertades civiles y sistemas judiciales independientes.

De cien puntos acreditables, el Índice de Percepción de 2016, muestra que en la mayor escala de probidad, hay países que cumplen con los estándares óptimamente y de manera periódica –si se hace una avaluación retrospectiva-. Entre los veinte primeros están Dinamarca (90); Nueva Zelanda (90); Finlandia (89); Suecia (88); Noruega (85); Singapur (84);  Países Bajos (83); Canadá (82); Alemania (81); Luxemburgo (81); Reino Unido (81); Australia (79); Islandia (78); Bélgica (77); Austria (75); Estados Unidos de América (74); e, Irlanda (73). Por nuestro lado, Ecuador, con 31 puntos se posiciona en el casillero número 120, repitiendo la posición de 2011.

El Índice de Libertad Económica, es un Informe económico publicado anualmente por la Fundación Heritage y The Wall Street Journal. En 2016, quizás, la lección más relevante, fue que en los tiempos convulsos que vivimos, es la probada superioridad del modelo de libre mercado y el valor de la libertad económica, los que se imponen con méritos suficientes sobre  prácticas neopopulistas. El Índice de Libertad Económica presenta ejemplos prácticos de políticas cuyo éxito se prueba con hechos. Entre las veinte primeras economías, de más de 180 estudiadas, se ubican, con un máximo de cien puntos las siguientes: Hong Kong (88,6); Singapur (87,8); Nueva Zelanda (81,6); Suiza (81,0); Australia (80,3); Canadá (78,0); Chile (77,7); Irlanda (77,3); Estonia (77,2); Reino Unido (76,4); Estados Unidos (75,4); Dinamarca (75,3); Países Bajos (74,6); Alemania (74,4); Luxemburgo (73,9); e, Islandia (73,3). Visitando las cifras de los países de la región, y en particular, del nuestro, observamos que en este Índice, con 48,6 puntos, Ecuador ocupa el puesto 159.

Si comparamos la lista de países que encabezan uno y otro Índice, la coincidencia es irrefutable. Por tanto, si la libertad económica resulta de la intervención limitada del Estado en la política económica`, y la corrupción es un fenómeno producido fuera de la ley, entonces, existe una relación causal entre el aumento de la libertad económica y el menoscabo de la corrupción. No al revés, ya que está demostrado, luego de la experiencia vivida en la región con el caso Odebrecht, que este fenómeno ha sido el frecuente desenlace del intervencionismo.

Las reglas de juego impuestas por el chavismo local han cambiado como consecuencia de un Referéndum y Consulta Popular. No obstante, este resultado, per sé, no es garantía de desarrollo. No estamos en tiempos de remiendos ni de disquisiciones ideológicas; pasamos por una época de reparaciones. Tomar acción en favor la libertad económica -en todas sus formas- y del libre comercio, tiene su recompensa: reduce la corrupción. Lo contrario, implica perfeccionarla.

Hemos alcanzado un acuerdo comercial con la Unión Europea, y por contagio, debemos reparar nuestras instituciones. Lo propio exigiría un acuerdo comercial con los Estados Unidos, país al que hemos exportado 5.600 millones de dólares hasta noviembre de año pasado, según cifras mostradas por el embajador acreditado en nuestro país, el señor Todd Chapman, en el I Foro de Comercio e Inversiones Ecuador-Estados Unidos la semana pasada en Quito.   

Si esto fuera posible, como mínimo gesto de buena voluntad con el inversor extranjero, se debería resolver primero ciertos asuntos inquietantes como los obstáculos técnicos al comercio, la tasa aduanera aprobada en noviembre pasado, el impuesto a la salida de capitales y el cambio constante de la legislación. 

Autor

Licenciado en Ciencias Públicas y Sociales y Doctor en Jurisprudencia y Abogado de la República, por la Universidad Central del Ecuador. Especialista en Negociaciones Comerciales Internacionales, por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, Facultad de Ciencias Administrativas y Contables. Perito calificado en Propiedad Intelectual con reconocimiento ante el Consejo Nacional de la Judicatura (Ecuador). Ha cursado la Maestría en Integración y Cooperación Internacional, en el Centro de Estudios en Relaciones Internacionales de Rosario (CERIR-Argentina) y el Posgrado de Actualización en Propiedad Intelectual, en la Universidad de Buenos Aires, Facultad de Derecho (Argentina). Tiene varios Diplomados en Relaciones Internacionales y Derecho Económico Internacional.

Últimas Opinones
Religión con infiernos terrenales

5/04/2018
Franklin Lopez Buenaño 
hace un repaso del legao del Socialismo en el mundo, de sus líderes y de las consecuencias de sus intenciones -aparentemente- nobles, que resultan lo opuesto de lo prosperidad.

Una deflación conveniente

Muchos analistas consideran que la deflación es perjudicial.

Consecuencias del salario mínimo

Carlos Cobo Marengo comenta que una de las falacias más grandes de la economía es el mito mal contado de que las leyes del salari mínimo se crean para proteger y ayudar a los trabajadores del da{o que pueden causar los bajos salarios del mercado, vendiendo la necesidad.

¿Qué futuro nos espera?

Guillermo Arosemena propone que cada uno de los ecuatorianos debería preguntarse si quiere que el país sea diferente sin necesariamente recurrir a su pasado.