Ìndice de Calidad Institucional 2017

24/05/2017
Xavier Andrade

El Índice de Calidad Institucional (ICI) comenzó a ser elaborado en 2007 para 191 países, luego sus resultados se extendieron a 1996, por lo cual ya tiene 22 años de análisis comparativo. El ICI es elaborado por el académico Martín Krause con el apoyo de Relial (Red Liberal de América Latina de la cual es parte el IEEP), la Fundación Friedrich Naumann y la Fundación Libertad y Progreso; intenta medir cómo progresan las instituciones formales en todo el mundo, compilando ocho índices, cuatro que miden las instituciones de mercado (Competitividad Global, Libertad Económica de Heritage Foundation, Libertad Económica de Fraser Institute y Doing Business) y cuatro que miden las instituciones políticas (Rule of Law, Voz y Rendición de Cuentas, Libertad de Prensa, Percepción de Corrupción).

Los resultados del ICI para Ecuador son bastante preocupantes, aparece en el puesto 148 de 191 países del mundo y el puesto 30 de 35 países de América y el Caribe, según en el índice general; en el puesto 143 en calidad de las instituciones políticas y en la posición 141 en el que corresponde a las instituciones de mercado. Además de estar bastante retrasados con respecto a casi todos los países del mundo; en el 2017 Ecuador ha caído 8 posiciones, del 2007 al 2017 ha perdido 15 posiciones, y desde 1996 ha caído 78 posiciones; esto quiere decir que además de no mejorar la calidad de las instituciones del país estas han empeorado.

La semana pasada, del 17 al 19 de mayo, el Instituto Ecuatoriano de Economía Política realizó una serie de actividades con la Universidad Espíritu Santo y la Universidad San Francisco de Quito, para presentar el Índice de Calidad Institucional 2017, tanto en la ciudad de Guayaquil como en la ciudad de Quito. Además el día de hoy a las 15h00 de Ecuador, se hace la presentación oficial a nivel regional en vivo y vía streaming por Agrositio.com, donde se expondrá para Latinoamérica los resultados del ICI 2017, vinculado en esta oportunidad a cómo la apertura comercial (disminución de barreras arancelarias y no arancelarias) y el comercio exterior influyen positivamente en las instituciones de los países.

Es fundamental que se reconozca la importancia de las instituciones o las reglas del juego para generar mayores niveles de desarrollo, y una vez observados los puntos en los que hay que mejorar se implementen las políticas adecuadas que generen prosperidad de manera sostenida y no seguir apostando a los auges de corto plazo, basados en políticas fiscales, comerciales y monetarias que son poco sostenibles o que dependen de factores exógenos como los altos precios del petróleo, como en el caso de Ecuador, y que además van socavando las libertades políticas y económicas.

Puede descargar la publicación completa del ICI 2017 en el siguiente enlace

Autor

Máster en Economía y Dirección de Empresas (ESPOL) . Economista con especialización en Gestión Empresarial y Política Económica, de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (ESPOL). Candidato a Master en Economía Política (Swiss Management Center University). Sub Director Ejecutivo del Instituto Ecuatoriano de Economía Política (IEEP), Empresario, Director de Business Coaching School (Sede Guayaquil). Docente y Jefe del Área de Macroeconomía en la Universidad Santa María Campus Guayaquil. Conductor del programa radial del IEEP "Contrapunto Liberal".  

Últimas Opinones
Religión con infiernos terrenales

5/04/2018
Franklin Lopez Buenaño 
hace un repaso del legao del Socialismo en el mundo, de sus líderes y de las consecuencias de sus intenciones -aparentemente- nobles, que resultan lo opuesto de lo prosperidad.

Una deflación conveniente

Muchos analistas consideran que la deflación es perjudicial.

Consecuencias del salario mínimo

Carlos Cobo Marengo comenta que una de las falacias más grandes de la economía es el mito mal contado de que las leyes del salari mínimo se crean para proteger y ayudar a los trabajadores del da{o que pueden causar los bajos salarios del mercado, vendiendo la necesidad.

¿Qué futuro nos espera?

Guillermo Arosemena propone que cada uno de los ecuatorianos debería preguntarse si quiere que el país sea diferente sin necesariamente recurrir a su pasado.