17 años de dolarización en Ecuador

23/01/2017

Por: Instituto Ecuatoriano de Economía Política

La dolarización ha sido la más importante reforma de política pública en toda la historia del Ecuador. Gracias a este sistema monetario, durante los últimos 17 años hemos gozado de estabilidad, baja inflación, el fortalecimiento del sistema financiero y se ha reducido el riesgo cambiario alentando las importaciones y las exportaciones.

El más importante beneficio es haber separado la moneda de la política, es decir, le quitamos a los gobiernos de turno —sin importar el partido político—, la posibilidad de ejercer la manipulación de las variables monetarias, lo cual nos ha colocado en una posición ventajosa frente al caos económico que se vive hoy en países con moneda propia y socialismo, como Venezuela.

El Gobierno del presidente Rafael Correa sostiene que la apreciación del dólar y no tener una “moneda propia” para devaluar son causas de la crisis económica, pero es falso que la apreciación del dólar afecte a nuestras exportaciones no petroleras. Comparando el período enero-noviembre 2015 con el mismo periodo en 2016, tenemos que dichas exportaciones han aumentado en un 3,4% en términos de cantidades. Dentro de ellas, las exportaciones tradicionales han disminuido un 1,8% y las no tradicionales han aumentado 17,8%. Como se puede observar, no hay efectos “devastadores” para el comercio internacional, como se quiere hacer creer.

La estabilidad monetaria es una condición necesaria, pero no suficiente para el desarrollo económico. Hace falta también: apertura comercial, integración financiera con el resto del mundo, fortalecer el Estado de Derecho y el respeto por la propiedad privada, reducir el tamaño de todo el Sector Público a niveles inferiores al 25% del PIB; reducción de impuestos, menor intervencionismo del Estado en los mercados de bienes y servicios, y en el mercado laboral.

La integración financiera con el resto del mundo significa lograr que a nuestro país llegue una gran cantidad de capitales, lo que se traduce en un mayor flujo de ahorro e inversión desde el exterior. Nuestra propuesta consiste en desregular el sistema financiero y desmantelar cualquier barrera de entrada, para alentar el ingreso de grandes bancos internacionales al país, que coloquen capitales frescos e introduzcan competencia en el sector, bajando las tasas de interés y mejorando los servicios bancarios.

En el contexto de la campaña electoral para las próximas elecciones presidenciales, exhortamos a los candidatos a que se comprometan a mantener la dolarización y que mencionen de manera concreta qué harán para aprovecharla y fortalecerla, teniendo en cuenta que este sistema monetario no necesita de un Banco Central, de un Código Monetario y de una Junta Política de Regulación Monetaria y Financiera.

El IEEP rechaza categóricamente la posibilidad de volver a emitir moneda nacional, intención que han manifestado el Gobierno y sus candidatos.

Últimas Opinones
¿Qué futuro nos espera?

Guillermo Arosemena propone que cada uno de los ecuatorianos debería preguntarse si quiere que el país sea diferente sin necesariamente recurrir a su pasado.

Época de reparaciones

José Javier Villamarín establece que el fenómeno de la corrupción, por ser una actividad fuera de la ley, es apenas medible cuantitativamente. 

La extinción del Homo economicus

Francisco Zalles aseguró que toda acción humana requiere la toma de decisiones. El tiempo, la energía y el capital son recursos limitados y por eso debemos ser selectivos en cuanto a cómo utilizarlos.

La adicción al gasto

Paola Ycaza Oneto cuando la bonanza petrolera llegó a su fin el Gobierno no tuvo reparo en decir que la crisis fiscal que se vivió inmediatamente después no era un problema de exceso de gastos sino de falta de ingresos.