El mundo necesita más Canadá

17/11/2017
Sebastián Borja Silva

Los procesos de integración comercial son importantes para el desarrollo de las sociedades. Sirven para incrementar el intercambio de bienes y servicios entre países de economías complementarias que dinamizan su aparato productivo, aumentando, la exportación, la inversión y la transferencia de tecnología.

Para que estos acuerdos tengan efectos positivos en la generación de empleo y el desarrollo social, deben ser suscritos con los países adecuados y de manera correcta. Deben agregar valor a la economía de la contraparte y complementarse en el intercambio no solamente comercial sino cultural, en el desarrollo de temas como derechos humanos, seguridad, cooperación, entre otros.

Un ejemplo es la exitosa relación que se ha consolidado entre Canadá y Colombia. Hace pocos días el presidente Juan Manuel Santos realizó una visita de Estado a Canadá, quien junto con el Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, revisaron los logros y los nuevos temas de cooperación que se implementarán entre estas dos naciones. El acuerdo comercial fue suscrito en 2011. Esta fue la segunda ocasión que el presidente Santos visita el país del norte durante su período de gobierno. La primera fue hace seis años con el Canadian Council for the Americas, cuando se reunió con varios empresarios canadienses.

Muy provechosa y visionaria aquella visita y la suscripción del mencionado acuerdo comercial. El año pasado Canadá se convirtió en la primera fuente de inversión extranjera que tuvo Colombia. Según el Presidente Santos, solamente durante el 2016, “cerca de USD 2 200 millones fueron invertidos en sectores como minería, industria y agricultura”.

En este momento operan alrededor de 70 empresas canadienses en Colombia. Gracias al acuerdo de comercio, el 97 % de los productos colombianos entran sin arancel a Canadá, logrando Colombia posicionar a más de 600 nuevos productos de exportación. Excluyendo minería y energía, las exportaciones se han incrementado un 8 % comparadas con 2015, actualmente hay 77 proyectos de cooperación canadiense en Colombia.

Canadá es una de las diez economías más grande del planeta y un referente de transferencia tecnológica. Es reconocido por su multiculturalismo y apoyo a la educación. Su política comercial apunta de una manera decidida a Latinoamérica. Comenzó las negociaciones comerciales con la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, México y Perú) y pronto lo hará con el Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay).

Al final de la visita, el Presidente Santos dijo con razón, “el mundo necesita más Canadá”. En hora buena por Colombia, por su gobierno, por su política comercial y sobre todo por su pueblo, beneficiario final de este tipo de acuerdos. Ejemplo a seguir por el Ecuador. ¿Lo haremos?
 

Últimas Opinones
Los empresarios y la pastilla del día después

"...no podemos quitarles el derecho a la libertad de las personas, en este caso, los comerciantes farmaceutas a decidir que deben o no ofrecer en sus anaqueles, puesto que forzar a un individuo a hacer algo en contra de su voluntad es “esclavizarlo”...

Las implicaciones de un “Brexit Duro” en Gran Bretaña

Patrick Barron *

18/03/2019

El estudioso y asesor en soluciones para sistema bancario global, recomiendo a Gran Bretaña "unilateralmente remover todas las tarifas en todos los bienes, incluyendo las 'industrias sensibles'”.

Venezuela: Dolarización parte de la fórmula
Venezuela: Dolarización parte de la fórmula para salir de la crisis económica

Carta pública de "un economista liberal amante de Venezuela y su gente" al Presidente (E) Juan Guaidó: "No consulte la dolarización al FMI.  Ellos no la entienden. Actúe primero e informe después al FMI, caso contrario entra en una espiral sin salida entre mantener Reservas Monetarias Internacionales al mismo tiempo de tener que cuidar que el tipo de cambio no se le dispare, bajar la inflación, incrementar el empleo y mantener disciplina fiscal". 

‘Business as usual’

Hernán Pérez Loose 

Crece una suerte de frustración colectiva con el acercarse de las próximas elecciones. La sensación que se tiene es que ir a las urnas –más allá de renovar las dignidades seccionales– es como asentir con el estado actual de cosas.