El ratón cuidando el queso

9/12/2016

Por: Gabriela Caldrón de Burgos 

Antes y después de la creación del Banco Central del Ecuador (BCE) nuestros gobernantes han tenido una obsesión con la banca. ¿Por qué? Porque es allí donde se encuentra el dinero de otros. Guillermo Arosemena señala en la introducción a su libro acerca de la historia de la banca ecuatoriana (1998) que, históricamente, “los gobernantes en su afán de financiar los demagógicos gastos del presupuesto... emitieron sus propios billetes... u obligaron a los bancos de emisión a emitir billetes sin respaldo. La banca no pudo ser longeva... porque en más de una ocasión, el gobernante de turno asaltó a las instituciones financieras y promulgó leyes que usurparon patrimonios”. Lamentablemente, esta obsesión no se elimina con la dolarización.

La Junta de Regulación Monetaria Financiera (“Super Junta”), desde que nació en 2014, vive ocupada buscándole qué hacer al Banco Central del Ecuador (BCE), que ya debería haber desaparecido desde que nos dolarizamos. Al menos, hasta antes de este Gobierno, su existencia era inocua. El BCE tenía poderes limitados, lo cual había aislado las finanzas públicas del sistema financiero privado.

Pero desde la vigencia del Código Orgánico Monetario y Financiero, el BCE ha venido prestando crecientes cantidades de la Reserva Internacional (RI) al Gobierno Central. Los fondos que conforman la RI no le pertenecen ni al BCE ni al Gobierno, sino a los depositantes de las instituciones del sistema financiero y a los afiliados de la seguridad social, a los gobiernos seccionales y otras entidades públicas.

Así es como el BCE ha llegado a cometer la irresponsabilidad de comportarse como un banco comercial de reserva fraccional. Prometió velar por la estabilidad del sistema financiero y ahora está demostrando lo contrario.

Consideremos las últimas resoluciones emitidas por la Super Junta, hay tres resoluciones que derivarán en una mayor concentración de recursos del sistema financiero y de las instituciones públicas en el BCE. La primera eleva el encaje bancario del 2% al 5% para los bancos que tengan más de $ 1.000 millones en activos. Esta es la más controversial, aunque su efecto dada la baja demanda de crédito y considerando que los bancos ya tienen un excedente de encaje muy superior al 5% depositado en el BCE, parecería inofensivo. Pero si es así, ¿por qué lo hacen?

La segunda altera la forma de calcular el requisito mínimo de liquidez que los bancos están obligados a mantener en el país. Esto obligará a que los bancos tengan que repatriar entre $ 400 y $ 500 millones de sus fondos, incrementando así sus depósitos en el BCE.

La tercera obliga a las entidades no financieras del sector público a obtener una autorización de la Super Junta antes de poder tener depósitos e inversiones en el exterior. Además, obliga a aquellas que actualmente mantienen depósitos e inversiones en el extranjero a repatriarlos hasta fin de año y depositarlos en el BCE.

Estas resoluciones son una forma torpe de lograr su revelado (e ilegítimo) objetivo de financiar al Gobierno con el dinero de otros, agregando incertidumbre a la economía y contagiando todavía más al sistema financiero privado de las desastrosas finanzas públicas. Ojalá el próximo Gobierno corte de raíz el mal eliminando al innecesario y perjudicial BCE. 

*Este artículo fue publicado originalmente en El Universo (Ecuador) el 9 de Diciembre del 2016.

Autor

Gabriela Calderón de Burgos es editora de ElCato.org, investigadora del Cato Institute y columnista de El Universo(Ecuador). Se graduó en el 2004 con un título de Ciencias Políticas con concentración en Relaciones Internacionales de la York College of Pennsylvania y en 2007 obtuvo su maestría en Comercio y Política Internacional de George Mason University. Desde enero del 2006 ha escrito para El Universo (Ecuador) y sus artículos han sido reproducidos en otros periódicos de Latinoamérica y España como El Tiempo (Colombia), La Prensa Gráfica (El Salvador), Libertad Digital(España), El Deber (Bolivia), El Universal (Venezuela), La Nación (Argentina), El Diario de Hoy (El Salvador), entre otros. Es autora del libro Entre el instinto y la razón (Cato Institute / Paradiso Editores, 2014). 

Últimas Opinones
Religión con infiernos terrenales

5/04/2018
Franklin Lopez Buenaño 
hace un repaso del legao del Socialismo en el mundo, de sus líderes y de las consecuencias de sus intenciones -aparentemente- nobles, que resultan lo opuesto de lo prosperidad.

Una deflación conveniente

Muchos analistas consideran que la deflación es perjudicial.

Consecuencias del salario mínimo

Carlos Cobo Marengo comenta que una de las falacias más grandes de la economía es el mito mal contado de que las leyes del salari mínimo se crean para proteger y ayudar a los trabajadores del da{o que pueden causar los bajos salarios del mercado, vendiendo la necesidad.

¿Qué futuro nos espera?

Guillermo Arosemena propone que cada uno de los ecuatorianos debería preguntarse si quiere que el país sea diferente sin necesariamente recurrir a su pasado.