USD 12.500 Millones

2/05/2017
​Walter Spurrier

Ese es el monto que el Ministro de Finanzas reveló en Londres, que el gobierno necesita en nuevos créditos en 2017. Es mayor al estimado de principios de año. Parte es para gasto, otra para amortizar préstamos que se vencen. La plata vendrá entre préstamos de China, tomar dinero de las reservas, colocar bonos al IESS, y nueva colocación de bonos en el mercado internacional. Por eso la visita a Londres y New York. Típicamente, los gobiernos salientes dejan una situación complicada a los entrantes. Esta vez, parecería que Correa busca dejarle financiado a Moreno el presupuesto 2017. Pero el gobierno entrante tiene que pensar en el cuatrienio. Es harto improbable que el precio del petróleo se recupere mayormente. El gobierno saliente es optimista sobre el desempeño económico este año, pero aún así, estima que se contraen el consumo y la inversión, por lo que las recaudaciones tributarias no van a crecer. J.P. Morgan comparte el optimismo oficial para 2017, ya que estima que las autoridades conseguirán el crédito requerido, pero pronostican que en 2018 volverá la contracción económica. Aún no se designa a las nuevas autoridades económicas, pero, ¿Considerarán que el Estado debe seguir necesitando USD12.500 millones todos los años durante los próximos cuatro? Y más todavía, puesto que el meollo de la oferta electoral de Lenín Moreno es profundizar la atención social para que se extienda de la cuna a la tumba, y universalizar la vivienda propia. Las autoridades tendrán que armar una estrategia que implique la gradual reducción de las necesidades de financiamiento a lo largo del cuatrienio. Un punto inevitable es mejorar la calidad de gasto. Explico. Por ejemplo, el sector petrolero. Petroecuador ya no está a cargo de la exploración petrolera. Para eso está Petroamazonas. Pero en los campos que opera Petroamazonas, el trabajo está a cargo de empresas privadas. Entonces, ¿Para qué dos empresas petroleras estatales, además de ARCH, la agencia reguladora? A los precios actuales del crudo ecuatoriano, entre gasto corriente, mantenimiento de campos, pago a contratistas, importación de combustibles que se venden con subsidio, no queda un centavo para el fisco. Lo que es peor, no alcanza para pagar a las empresas de servicios, a las que se les debe miles de millones de dólares. Y eso que el precio del petróleo está aproximadamente al promedio (ajustado a la inflación) que ha tenido desde 1972, en que empezamos a producir. A ese precio, la industria petrolera internacional ha prosperado. ¿No cabe acaso una reingeniería a partir de cero del sector petrolero, para reducir la duplicación de funciones, cortar el gasto innecesario, y que el presupuesto vuelva a tener renta petrolera? Lo mismo cabe en otras entidades. Hay que administrar los fondos públicos con criterio de escasez.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario El Comercio

Últimas Opinones
¿Por qué los chalecos amarillos no pueden ofrecer soluciones a los problemas económicos de Francia?

12/12/2018
Bill Wirtz
explica por qué los chalecos amarillos pueden estar protestando por un aumento de impuestos, pero no porque creen en ningún tipo de gobierno limitado.

Educación sin techos

22/11/2018
Marcos José Miranda Burgos 
opina sobre el reciente anuncio de recorte presupuestario a las universidades y la respuesta que estas deberían dar.

La libertad ante todo

19/11/2018
Manuel Ignacio Gomez Lecaro 
describe la importancia que tuvo la libertad como tema durante la visita del Premio Nobel Mario Vargas Llosa a Ecuador

Elecciones en Brasil 2018

25/10/2018
José Javier Villamarín 
explora lo que puede ser el futuro político del país más grande de sudamérica y una clave para el destino de la región en manos de uno de dos polos opuestos.