LA VERDAD SOBRE LA DEUDA EXTERNA ECUATORIANA PDF Print E-mail
Written by Bruno Faidutti   
Thursday, 24 May 2007 12:51
{mosimage}
El video que demuestra el diálogo entre el Ministro de Economía e intermediarios de tenedores de bonos, para obtener ganancias con anuncios especulativos por parte de la autoridad, más el pago puntual de los intereses de los bonos que confirma el hecho, demuestra que alguien obtuvo grandes ganancias...

La deuda externa ecuatoriana de esta era nació a consecuencia del “boom” petrolero de los años 70. En aquella época, los petrodólares abundaban en la banca internacional y ésta emprendió una campaña de conceder líneas de crédito a toda Latinoamérica a través de bancos locales. La crisis económica mundial se desató en 1979, pero el Ecuador se ajusta tardíamente en 1983 con una macro devaluación. Entre el 79 y el 83 algunos se hicieron ricos comprando dólares oficiales al Banco Central del Ecuador y vendiéndolos en el mercado libre de la calle a consecuencia de la reacción tardía o negligente de nuestras autoridades de turno.

Al reventar la crisis hubo presión internacional para que el Banco Central unifique las deudas en dólares del sector privado y responda ante la banca internacional. Ya ustedes saben que se sucretizaron las deudas para darle oportunidad a que el sector privado salga adelante.  Los empresarios pagaron sus deudas al Banco Central, pero no fue suficiente para la magnitud del endeudamiento que para el Banco Central era casi imposible cumplir con el pago de la misma a la banca internacional.  Por eso, con el tiempo, el Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Nicolás Brady, consideró conveniente viabilizar el pago con ciertas rebajas a los deudores de la banca internacional, al mismo tiempo de que se salvaba la banca internacional de la quiebra creando los bonos Brady. Sin embargo, el nivel de endeudamiento sobrepasaba el 100% del PIB en la mayoría de los países de Sudamérica, por lo que salió la propuesta de los Bonos Globales (año 2000), la misma que para hacerla atractiva, propusieron una vez más rebajarla nominalmente en 40% pero fijando el servicio de la deuda a tasas fijas de interés. Es decir, que de tasas flotantes (Prime o Libor) de los bonos Brady se pasó a tasas fijas del 10% (bonos Globales 2030 empezó con una tasa del 4% y subía un porcentaje cada año hasta estabilizarse en 10%) y 12% (bonos Globales 2012) anual de los Bonos Globales. Podrían haber cientos de argumentos a favor de la conversión de bonos Brady a bonos Globales de 12 y 30 años, pero el hecho de que se pagaba más del 50% del presupuesto del Estado en servirla, para mí era suficiente como para decir que dicha conversión fue una mala negociación.

Antes de esto, hubo autoridades económicas que, con su actuación, favorecieron a unos cuantos ecuatorianos que especularon con los papeles de la deuda y ganaron mucho dinero.  Estas mismas autoridades que se dedicaron a especular y no a pagar trajeron una nueva oportunidad, sin querer, para las autoridades reemplazantes de tener que tomar la decisión de entrar a un conflicto judicial que hubiera favorecido al Ecuador frente a la banca acreedora internacional. Me explico: el no haber pagado la deuda por un periodo de seis años a la banca internacional estaba ocasionando la prescripción total de aproximadamente $9,000 millones,  porción de deuda que estaba en manos de más de 350 bancos y cuya solución para evitar la prescripción era de que cada uno de los bancos demandara al Ecuador. Algunos lo hubieran hecho, otros no, porque  muchos de los banco acreedores ya habían aprovisionado contablemente como incobrables los papeles de la deuda ecuatoriana y por ende no les importaba que prescribiera la misma. En todo caso, había que hacer frente a las demandas que se suscitaran en contra del Ecuador y beneficiarse de la prescripción de deudas con otros bancos acreedores que no reclamaban. Sin embargo, el ministro de economía de turno decidió por pedido de la banca internacional firmar un documento (Tolling Agreedment, Diciembre de 1993) donde se evitaba la prescripción de la deuda y posibles demandas de los bancos acreedores, porque con ello adicionalmente viene el compromiso de nuestras autoridades de pagar con puntualidad los vencimientos futuros a cambio de un aval del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La prueba de que se equivocó el ministro de aquella época es que a partir de allí el Ecuador fue ignorado totalmente en los mercados financieros internacionales, como era de esperarse, no hubo aval del FMI para el país, y la banca acreedora internacional había logrado su cometido de grandes ganancias rescatando una deuda que estaba perdida, la misma que se ofrecía en portafolios de inversión de ésta. Por eso era muy normal escuchar a los ministros de economía mencionar la importancia del pago puntual de los bonos Globales,  ya que como ingenuos que somos, se decía que tan sólo faltaba un pequeño ajuste para el aval del FMI y que con ello se abría el mundo financiero al Ecuador. Además de sacrificar al pueblo con medidas de ajustes, constantemente se nos hizo creer, por parte de las autoridades económicas, que el incumplir con los pagos de la deuda externa (Bonos Globales) era perjudicial para las inversiones que tanto el Ecuador necesitaba. Seamos sinceros, las autoridades económicas tan sólo repetían lo que el FMI decía, ya que los únicos inversionistas que se perjudicaban eran los que poseían portafolios de inversión con papeles de la deuda ecuatoriana, la misma que tiene rendimientos muy elevados frente a las realidades del mercado.

Obviamente no teniendo el aval hubo un nuevo endeudamiento o emisión de bonos por $650 millones a un rendimiento anual de 10,75% con la finalidad de recomprar los Bonos Globales 2012. Es decir que, aparte de los dineros del Feirep, ahora teníamos aproximadamente $590 millones ($650 menos 10% de descuento de mercado en el momento de la colocación) para recompra de Bonos Globales 2012.

Por acuerdos de negociación del gobierno ecuatoriano con acreedores internacionales en agosto de 2006 se liberaban los bonos Globales 2012 para su recompra a precios de mercado.  Con anticipación a dicha fecha, el ministro de turno anunció la recompra de esos papeles sin precisar el monto.  Si bien es cierto que tenía que avisar sus intenciones con relación a la fecha, también es cierto que ese anuncio de la recompra hizo subir el precio de los bonos Globales 2012 a más del 100%, por lo que se presume que la recompra fue al 104%. Condenable porque existen fórmulas del propio mercado que hubieran facilitado una recompra de los bonos a tasas de descuento del precio nominal.  Una de ellas es la recompra a través de una subasta de dinero; esto es, se anuncia el fin del servicio de intereses de los bonos Globales 2012 y se subasta un monto fijo de dinero para la recompra de los papeles. El acreedor o acreedores que proponen mayor descuento con la entrega de sus bonos reciben el dinero. Si con una subasta fija de dinero no se recoge todos los bonos, se pudiera hacer una segunda o más subastas para cumplir el objetivo. El número de subastas dependen del monto subastado y de las expectativas de las autoridades para cumplir con el descuento deseado. ¿Cuánto nos costo la recompra de los Bonos Globales 2012?  Si el saldo actual es de $510 millones según datos de prensa, nos da que de $1.250 millones de emisión inicial de Bonos Globales 2012 menos $510 millones de saldo se han comprado $740 millones de bonos al 104% costando esta operación alrededor de $770 millones. Si se hubiera hecho en subasta tenga la seguridad de que con $770 millones se recogían los $1.250 millones de deuda y se hubiera ahorrado al país $1.380 millones ($1.250 millones de capital más $900 millones en intereses de 6 años y menos $770 millones utilizados para la recompra) en los próximos seis años.

Nada de lo arriba mencionado lo he escuchado por parte de la comisión de investigación de la deuda externa, ni este gobierno que aparentaba conocer el tema al anunciar el no pago. Me atrevo a pensar que los notables de la comisión desconocían lo arriba mencionado o que son más sanos que yo en las críticas, y no ven lo que he visto a lo largo de los años de opinar sobre asuntos económicos. Pero lo que no me cabe en la cabeza es cómo éste gobierno pudo haber improvisado declaratorias de no pago de la deuda externa ecuatoriana en campaña, posesión de mando e iniciación de periodo presidencial para terminar pagando puntualmente.

Entre el anuncio de no pago de los intereses ($135 millones por seis meses) de los bonos Globales 2030 cuyo monto es de $2.700 millones y pago de intereses que se cumplía en febrero, el video que demuestra el diálogo entre el Ministro de Economía e intermediarios de tenedores de bonos, para obtener ganancias con anuncios especulativos por parte de la autoridad, más el pago puntual de los intereses de los bonos que confirma el hecho, demuestra que alguien obtuvo grandes ganancias. Los bonos Globales 2030 llegaron a cotizarse hasta 78% de su valor previo al pago y se aproximó al 98% después del pago de los intereses.

Como el hecho se dio, al poner al mercado nervioso para que varíe la cotización del bono mencionado, podemos decir que, con información privilegiada, alguien pudo haber ganado hasta $540 millones en unos pocos días si compraron y vendieron la totalidad de los bonos Globales 2030.  Pero no hay que asumir tan alto. La información  valiosa, no es para todos y no sabemos la capacidad económica del comprador o su habilidad de negociar a futuro para asumir que las ganancias fueron $540 millones. Me explico: puede ser que sólo se quería pagar un favor pequeño de campaña electoral y se involucró a los bancos venezolanos, tal como denunció la diputada Gallardo o, en su defecto, estamos hablando de sacarle el jugo a la operación logrando la máxima rentabilidad, debido a que también se puede comprar sin dinero los bonos y realizar ganancias a través de una compra certera a futuro. Además, ponerse de acuerdo para perjudicar a un grupo de inversionistas tenedores de deuda es un delito en cualquier parte del mundo. Faltaría el pronunciamiento del Security Exchange Comission (Comisión de Valores de los Estados Unidos de América) sobre lo ocurrido. Cuidado prohíben a la banca de inversión internacional ofrecer papeles de deuda ecuatoriana en sus portafolios, sin perjuicios de posibles demandas internacionales al gobierno ecuatoriano.

Las pruebas están en los medios de prensa sólo falta que usted señor lector juzgue si los hechos fueron fruto de un negociado o negligencia de la autoridad económica

Last Updated on Thursday, 24 May 2007 12:52
 

EMPRENDEDORES ECUATORIANOS 2014

Banner