Una deflación conveniente

Muchos analistas consideran que la deflación es perjudicial. Una deflación es una disminución generalizada de los precios, es decir, lo contrario a una inflación. En nuestro contexto, una deflación sería beneficiosa debido a que corregiría distorsiones generadas por múltiples intervenciones del Estado a lo largo de la última década.